sábado, 21 de mayo de 2016

Una hebra que une

tú que deseaste del árbol sus frutos
tú que deseaste del paraíso el pecado

tú que sobrevolaste
el mar sin queroseno
el amerizaje fatal

tú que fuiste revolcado
por las mareas
y las turbulencias

tú que regaste
las flores del mal
las nocturnas aves

ahora vuelvo de volar
vuelvo de volver

vuelvo al deseo insoportable

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada